EL CHUPETE. Pros y contras de su uso.

}

06.29.2022

El chupete se ha convertido en un calmante para el bebé, de hecho se ha vuelto en un imprescindible en la bolsa que los padres llevamos el día que va a nacer nuestro hijo.

Si bien es cierto, tras el último análisis realizado por el comité de lactancia materna de la Asociación Española de Pediatría (1) en los recién nacidos amamantados, es mejor evitar el chupete durante los primeros días de vida y no se desaconseja su uso cuando la lactancia materna ya está bien establecida.

Por otro lado, los beneficios del uso del chupete es el de tranquilizar al bebe y ayuda a reducir sus niveles de ansiedad, le ayuda a conciliar el sueño, aliviar el dolor de la erupción dental y además reduce la incidencia de muerte súbita.

 Por el contrario, el uso prolongado del chupete, puede provocar las siguientes consecuencias:

  • Mordida abierta que provocan que no haya contacto entre los incisivos superiores e inferiores cuando la boca está cerrada.
  • Mordida cruzada que se produce porque por el hecho de succionar, se activa un conjunto de músculos faciales que junto con la posición de la lengua pueden hacer que las líneas dentales superiores e inferiores pierdan paralelismo.

Sin embargo, para que estas malformaciones sucedan tienen que pasar dos actuaciones:

  • Que el bebe/niño ejerza una presión superior a las 6 horas de uso diario del chupete
  • y/o que la utilización del chupete se prolongue más allá de los 2 años.

¿Chupete o dedo?

Cuando nuestro bebé está en nuestro cuerpo tiende a chuparse el dedo, así va aprendiendo a succionar para cuando salga tenga el hábito adquirido. Los padres, podemos creer que es mejor, ya que, es más natural que el chupete, pero gracias a los estudios realizados los resultados nos dicen que el chupete se puede quitar mediante juegos, contando alguna historia, olvidarlo en algún sitio… y el dedo obviamente no.

El dedo es mucho más duro que el chupete y puede provocar heridas en la mucosa bucal. La consecuencia de chuparse el dedo sería una elevación excesiva de la bóveda del paladar al tiempo que se va estrechando paulatinamente la arcada maxilar. Esta malformación dificulta las funciones de masticación y deglución de los alimentos, altera la posición correcta de lo dientes y también puede repercutir negativamente en el desarrollo del habla y la pronunciación del pequeño.

Rejilla fija superior para la eliminación del hábito de chuparse el dedo

En definitiva, estas alteraciones tanto del chupete como del dedo, si no se retiran en los primeros 2 años, suele requerir la intervención y valoración del caso por el odontopediatra, por si se precisa la colocación de dispositivos que ayuden a eliminar el hábito (2)

Perioalcorcón

Blog

Nesecitas ayuda?

Posts relacionados

BRUXISMO

BRUXISMO

El bruxismo lo podemos considerar como un hábito inadecuado que consiste en apretar y/o rechinar los dientes (frotar los arcos dentales lateralmente y/o hacia delante y hacia atrás), de forma consciente o inconsciente, principalmente durante el sueño. Está...

Compartir
Compartir